Cuando te arrancan de raíz desde que eras niña del lugar al que perteneces, pero sigues adelante.

No todos tenemos la suerte de permanecer en un hogar estable, sin conflictos. No todos estamos hechos para que nos pateen a diario de “un hogar”, cuando tu diario vivir es la incertidumbre, desde niña, porque no sabes por qué no eres querida, apreciada, valorada, pero dentro tuyo sabes que tu hogar eres tú misma, entonces ya de adulta te acostumbras a que solo te tienes a ti. Que nadie va a venir a darte nada, que todo te lo tienes que ganar con esfuerzo infinito, porque no eres responsabilidad de nadie.

No existen héroes, en las películas sí, en las novelas, pero en la vida real no, en la vida real eres tu propia héroe.

Cuando empacas toda una vida en 2 maletas y un carrito, comienzas a entender, que el viaje siempre ha sido tuyo, que ayudes a quien ayudes, solo cuentas con una carretera y tu instinto para vivir y sobrevivir los altos y bajos de la vida.

La gente te decepciona y aprendes a no contar con nadie, aprendes a dar sin esperar recibir nada. Aprendes incluso a entender que aunque te deseen una muerte violenta y llena de dolor, no es tu culpa que te lo deseen, porque no has construido tu vida para finales tan trágicos y tu valor y positivismo son más grandes que todos esos malos deseos, más grandes que te quiten tu hogar otra vez, más grandes que tú misma, porque tú vales todo el amor del mundo y todo ese amor, tú misma eres capaz de dártelo una y otra vez hasta que entiendas que tú eres suficiente.

Ámate como cuando eras niña, ámate como cuando respiraste la primera vez, para que cuando expires tu último aliento en esta vida, te vayas tan contenta y limpia, como llegaste al nacer.

Pensando en ti.

Siempre, siempre pensando en ti, en lo que no pudimos llegar a ser, porque cada uno tenía planes, familias, cosas por terminar y ahora que cada uno puede, nos separa la distancia abismal del tiempo perdido, porque lo que no nos toca, no nos toca.

Me hubiese gustado conocerte mejor. Olerte más, sentirte más, verte mientras estás tranquilo, porque siempre has logrado lo que te has propuesto, al igual que yo.

Somos almas gemelas que no podemos coexistir en esta vida. A lo mejor en la próxima podremos. Cuando ambos seamos gatos.

Mientras tanto celebro haberme topado con tu alma y haber tenido la oportunidad de olerte.

Te sentí cuando me abrazaste en sueños, aún no estando en el mismo país, ni siquiera en un país cercano; pero te sentí. Gracias por aclarar que pensabas en mi, cuando acá era de noche y allá de día.

Ojalá y pudiésemos estar.

Cuando empieza el año.

Cuando empieza el año nunca me he trazado objetivos. Los objetivos se desarrollan según las circunstancias, pero la constancia y la disciplina se llevan siempre con una.

Siempre he tenido en cuenta cómo es el primer día del año, y este no es la excepción.

Cuando tienes cerca gente que elucubra tonterías para hacerte creer que estás loca, obsérvalas, algo no anda bien dentro de ellas.

Las compañías buenas se conservan, las malas se van dejando poco a poco hasta desintoxicar el alma.

Ir por buen camino es ir dejando atrás lo que no nos sirve más, lo que ha estado de más por años y ahora que ya terminaste con una etapa que parecía no terminar, entonces es momento de hacer lo que dejaste de hacer muchos años atrás.

Lo que te cuesta tu paz es muy caro y la paz no se negocia ni con los hijos, mucho menos con alguien que ha estado ahí, NUNCA!

Adiós.

Expansión

Quién no se pregunta que lo que vivimos no es más que una fantasía, un juego, un momento en el que jugamos de manera virtual, donde se expande la creatividad para llegar a la zona de la claridad, donde no hay existencia, donde solo hay conexión con el alma, con el infinito y entonces ahí regresamos a la velocidad de la luz. El universo se achica hasta que nos reencontramos, acostados, durmiendo un sueño donde todo se repite, solo que cada vez que alcanzamos un nivel más elevado, nos aproximamos al inicio, donde todo comenzó, donde todo puede reinventarse y nos preparamos para saltar una línea por encima de la que estábamos jugando, sin recordar nada, pero dejando migajas de memorias cósmicas y mientras avanzamos en línea recta, el universo se sigue expandiendo en ondas consecutivas e infinitas que requieren de nuevas formas creativas de juego para poder alcanzar la primera onda de la expansión y solo en línea recta podemos renovar un alma a la vez, desde el finito del infinito y desde el infinito hasta el finito.

Quién no recuerda esa sensación de encontrarnos en un espacio gigante, donde nos sentimos protegidos, pero no recordamos qué es.

Quién no recuerda haber tenido una conversación o haber vivido un momento o episodio? “Un dejavú”, una puerta de la conciencia que quedó entreabierta y en el momento que cerraba creemos haber vivido ese momento? Porque sí, porque sí lo vivimos!

Quién no ha sentido que el tiempo se frizó y tememos parecer locos ? Acaso no es la forma de conectarnos a la realidad, pero estamos tan conectados con la fantasía que ni siquiera hablarlo con alguien queremos, alguien quien también lo sintió, de manera sincronizada, pero el que lo mencionó no cree en sí mismo, y el otro solo observa que el de al lado no cree o no quiere creer en lo que su alma le grita a voces, porque es mejor seguir en la fantasía que nos han impuesto una y otra vez.

Qué es todo este espacio y toda esta materia? Todo este polvo que el desierto nos hace énfasis en que sí existe lo que sabemos y queremos ignorar.

Quiero volver a ser niña, a no escuchar a nadie, solo la lluvia y los truenos, mientras corro a la cama, salto, me acuesto, me arropo y soy feliz debajo de las sábanas, escuchando lo que el universo me dice, entendiendo, porque aún mi memoria está fresca de la vida anterior o el sueño anterior.

No quiero crecer, no quiero salir de mi universo. Quiero contentarme con lo simple, con el principio, con el encendido, una y otra vez, hasta atravesar el agujero negro y llegar a otra galaxia donde me pueda sentar en el columpio dorado y tocar con el cincel el planeta de oro que produce música en todo el infinito a través de su vibración llena de tonos que la naturaleza nos enseña para que nos preparemos para entender mejor a qué vinimos y hacia dónde vamos.

– Carolina Gómez

El Amet

Iba camino a mi casa por la autopista del Boulevard Del Atlántico, pagaba el peaje y una CRV blanca delante mío aceleraba de manera vertiginosa; yo en mi mini, iba despacio, porque la velocidad máxima era de 60 kms por hora. La CRV blanca conducida por una mujer, aceleraba más y más y yo me concentraba en seguir avanzando a la velocidad indicada, 60 kms por hora, cuando de repente me salió de la nada un AMET, en el medio de la autopista, mandándome a parar, lo hice y vi que iba a 65, 5 kms de más, mientras la CRV blanca había desaparecido. Al pararme le pregunté – Por qué me para ? , el Amet respondió: – usted iba a 65, el límite es 60! Le contesté: – pero la CRV blanca iba mínimo a 120 kms por hora, por que no la paró a ella?, no le dio el tiempo ? Por eso me paró a mi? , a lo que contestó: esa persona iba a su velocidad. No estaba en ánimos de discutir con el muchacho inexperto y con obligación de acumular multas. Me dijo: – usted sabe que eso conlleva multa?, le contesté: – caballero, haga su trabajo para yo continuar mi camino!

El Amet procedió con velocidad de tortuga en tierra , a dar a luz su multita, a lo que le dije: apúrate mijo, que tengo que llegar, acelera la mano! El muchacho me regresó mis documentos y procedió a entregarme la dichosa y parida multa. Me miró y me deseó un “vaya con Dios”, a lo que le contesté: – y usted con el diablo!, el Amet me contestó otra vez: -no, yo estoy con Dios!!, a lo que le contesté : – mire la sombrita detrás de uté!! … arranqué, lo miré por el retrovisor y estaba mirando de reojo hacia su costado derecho, me imaginé que estaba pensando que le había echado una maldición femenina, de esas que tiran las madres y abuelas latinas y lo dejé en pánico. No pude evitar una carcajada mientras proseguí mi camino …

Ciudades de fantasías y avión que despeina.

Tener la oportunidad de viajar, conocer gente, sabores, culturas, arquitectura, arte, autos, yates, barcos, pobreza, riqueza, tierras puras, tierras sucias, capitales llenas de corrupción, lujos innecesarios, lujos que se han ganado por tanto trabajo, en fin girar con el mundo pero en cámara lenta, me hace desear darle rewind a toda esta vaina y subirme a la quinta dimensión y enviar señales en clave morse al pasado para que el futuro deje de ser una fantasía y el presente sea la razón de mirar hacia arriba, parada, mientras un avión roza mi espectro y hace que mi pelo se mueva en todas direcciones y mi cuerpo vibre sin temor a perder el balance, para montarme en el próximo que me llevará contigo allá, donde nos prometimos.

Esta ciudad es una fantasía, un puente entre lo real y lo intangible, entre la irrealidad y lo tangible.

Boo!

Cuánto cuesta ese perfume? – Ah si… Lo compro (;

Yellow cab

Átame

Llegué exhausta a casa, el día completo trabajando como loca en mi oficina, un cubículo que diseñé con vista a las montañas. Lo decoré de manera industrial con un toque de minimalismo, una mezcla de Art Deco, pero más orientado a los episodios SciFi de la serie “Foundation”, especialmente el mural de una de las cuatro paredes pintadas con colores vivos en óleo.

La oficina quedaba tan solo a unos metros de mi casa, pero sentí que estaba a una eternidad de distancia. Los clientes buscando prórrogas, plazos, en fin, tiempo para pagar con sus vidas el dinero que no tenían y aprovechaba estas situaciones para envolverlos aún más en mis trampas capitalistas y re venderles el sueño que pocos alcanzaban, porque mientras más gastaban, más ganaba yo y más endeudados estaban. Era lo común, era lo normal, mientras quinientos vivimos lujos, dos millones viven en la pobreza , el precio lo paga el pobre, punto de la ecuación y de la selección “natural”.

Había llegado a las 6:30 de la tarde a mi habitación, fría y sola, prendí las lámparas y observé la pequeña pintura que había comprado en Marruecos, algo intenso que hablaba de la sexualidad humana y el poder oculto de una cultura tan antigua como el hombre, plasmados en un lienzo por algún artista anónimo, observador de la vida de los entornos del Medio Oriente y con la sabiduría justa para no decir más de lo necesario, limitando las ideas con los colores y las formas.

Sabía que no sabía nada, que solo era una aprendiz haragana, porque no me interesaba saber una verdad incómoda, me conformaba con mantenerme ocupada, ganando dinero y viajando 8 veces por año a diferentes partes del mundo y en estos momentos, Europa era lo que menos me apetecía visitar. Continente viejo, lleno de hombres viejos y caras duras que querían seguir siendo los dueños del mundo. Es que no se daban cuenta que China se nos venía encima? Lo único interesante de Europa es Portugal, donde hay vida, gente de todo tipo, con educación, fiestas y estándares altos, por lo menos para una persona como yo. Croacia era mi punto medio y Singapur era mi punto neurálgico. Italia tenía sus lugares, especialmente Lecce, porque de ahí venían algunos de mis ancestros judíos y en África del Sur estaba mi alma, de allá venían mis ancestros maternos, de Sierra Leona, Senegal, Ghana, Liberia, El Congo, Angola. Al final me atraían las tierras de mis ancestros, también Egipto, Irán, Líbano, Libia, Indonesia, por mencionar otros.

Ah que todos venimos del mismo lugar, de África, pero existen neardentales que aún no aceptan que el Homo Sapiens los dominó y por eso aún algunos llevamos el mono en la espalda y hablamos así…extraño que los que les falta melanina sean tan miedosos aún y encima los cambios de humor del planeta se los come, por estúpidos, porque se quedaron sin evolucionar, debido al gen neardental, que tiene el miedo sembrado en el adn, porque dejaron de existir y se mezclaron o nueva vez desaparecieron de la faz de la tierra. Es fácil encontrarles; están en Alemania, Inglaterra, en los países escandinavos, donde hace frío, ahí decidieron quedarse por miedo a ser devorados por la evolución, pero los chinos llegan y ya están desempacando en el mundo completo y pronto todos tendremos los ojos ligeramente rasgados.

Ay coño, me voy a bañar, cuanto pensar, apágate mente, relájate muchacha, vamos a tomar un baño de agua tibia con sales, aceites aromáticos y velas para atenuar el cansancio, hasta disiparlo.

Lo voy a esperar acostada, desnuda, envuelta en las sábanas. Quiero dejar de ser la jefa, quiero que me ate mientras duermo, que haga lo que quiera conmigo, no quiero ser la jefa, quiero que me de placer, órdenes y nalgadas.

Coñooo, me acabo de clavar un pedazo de vidrio en el pie, voy a tener que ir a la emergencia…